¿Qué tipo de sistema de ventilación es adecuado para cada nave industrial?

En más de una ocasión hemos señalado la importancia de garantizar la calidad del aire interior en las naves industriales, ya que estos son espacios donde se desarrollan con frecuencia actividades con un elevado impacto contaminante. En este sentido, se hace imprescindible la instalación de un sistema de ventilación industrial. Eso sí, para optimizar su eficacia hay que elegir el más adecuado para cada tipo de nave industrial. En este post te mostramos cómo elegir el adecuado.

Cómo diseñar una ventilación industrial eficiente

El objetivo de cualquier sistema de ventilación para la industria está claro: conseguir una óptima calidad del aire interior. Para ello, es necesario renovar el aire un determinado número de veces a la hora, teniendo en cuenta:

  • Las dimensiones de la nave.
  • Los materiales usados en la edificación.
  • Las sustancias presentes.
  • El número de trabajadores.
  • El tipo de actividad que realizan.

Todos estos factores son determinantes para hacer el cálculo de la ventilación y extracción que se necesita en cada nave. De este modo, se puede optar por la instalación del sistema de ventilación industrial más eficaz.

Pero, además, hay que tener en cuenta el modelo de ventiladores que se necesita en función del caudal de aire y, sobre todo, los puntos donde se instalarán la entrada o entradas de aire exterior. Este es un asunto esencial del diseño de un sistema de ventilación para la industria, porque hay que evitar la recirculación entre el circuito de aire de entrada y el de salida. También, son un elemento clave las rejillas de extracción.

Hay que tener en cuenta que las naves industriales en las que se realizan actividades que generan altas concentraciones de gases tóxicos o humos, necesitan medidas específicas para garantizar una buena calidad de aire. Por eso, en casos como las zonas de soldadura o similares, deben disponer de un sistema específico de captación de humos, con su  elemento captador (campana o similar)  situado lo más cerca posible del punto de emisión de gases contaminantes. Es decir, al sistema de ventilación general de la nave, hay que añadir otro en cada punto donde se generan los contaminantes.

Los distintos sistemas de ventilación para la industria

El funcionamiento de un sistema de ventilación industrial es muy fácil de esquematizar: Necesita unos puntos de entrada de aire limpio y unos de salida del aire viciado. Se trata de establecer un circuito en el que el aire que viene de fuera empuje al contaminado hacia el exterior para que se cierre el círculo de renovación del aire. El modelo de ventilación para la industria más básico consta de dos elementos:

  • Rejillas (entrada aire).
  • Ventiladores (salida aire).

A partir de esta estructura, dependiendo de otros factores, encontramos tres tipos de ventilación industrial:

  • Ventilación estática o naturalconsiste en abrir ventanas u otro tipo de cerramientos para que se produzca una renovación del aire interior causada por el viento o por gradientes térmicos. Es una ventilación incontrolada, con ineficiencia térmica y que además no permite el filtrado del aire entrante.
  • Ventilación eólica, los ventiladores se mueven utilizando exclusivamente la fuerza del viento. Este sistema en la práctica presenta los mismos inconvenientes que la ventilación natural.
  • Ventilación forzada, emplea extractores eléctricos para forzar la salida del aire.

La ventilación forzada o dinámica para naves industriales

Por sus características especiales, resulta interesante detenernos en este tipo concreto de ventilación industrial. De hecho, es el sistema de ventilación más recomendado por sus prestaciones para instalarlo en las naves industriales. Su principal inconveniente es que algunos modelos suelen generar demasiado ruido. Se pueden distinguir distintas variantes, que encajan según las características de cada nave industrial:

  • Con extractores axiales o helicoidales. Tienen una gran potencia y capacidad para mover grandes volúmenes de aire. Trabajan con pérdidas de carga mínimas lo que permite que estas instalaciones prescindan de conductos, aspiración y descargas libres. Para la entrada de aire se usan rejillas, normalmente ubicadas en las puertas. Es la solución perfecta para naves diáfanas.
  • Con extractores centrífugo. Como su nombre indica aprovechan la fuerza centrífuga para genera presión al aire para renovarlo. Los extractores se ubican en una caja protectora de metal, la cual actúa como aislante acústico. Este sistema de ventilación industrial trabaja con pérdidas de carga elevadas. Como permite la extracción por conductos, está recomendado para naves divididas en distintas estancias.

Merece la pena destacar un último sistema de ventilación industrial, el llamado climatizador evaporativo. Se trata de un equipamiento muy distinto porque tiene una doble función: ventila y mantiene el interior a la temperatura deseada de forma estable. Es un tipo de instalación muy interesante para naves en las que, por el tipo de actividad o las condiciones, se trabaja a muy altas temperaturas. Y también son elevadas las necesidades de ventilar porque se generan gases y sustancias nocivas.

Es evidente que las naves industriales, son espacios en los que la instalación de un sistema de ventilación se hace imprescindible. E igual de importante es realizar un diseño que tenga en cuenta las características particulares de cada nave si realmente se quiere optimizar su eficacia. Consultar con expertos en ventilación industrialcomo muestra este caso práctico, es una garantía de éxito en la elección.

Normativa de calidad del aire interior en locales comerciales: ¿qué debe cumplirse en cada espacio?

La calidad del aire interior no es un dato estático. Al contrario, está sometida a distintos factores que contribuyen a aumentar o disminuir el nivel adecuado de salubridad. La cantidad de personas, el tipo de actividad que desarrollan y las sustancias contaminantes que emiten los materiales de los edificios tienen una incidencia directa en el aire interior.

 

Todo ello hace imprescindible la instalación de un sistema de ventilación eficiente, que facilite la renovación del aire en espacios cerrados.

Normativa de calidad del aire interior en locales comerciales

La normativa que rige la calidad del aire interior está recogida en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, también conocido como RITE. Este documento regula todo lo referido a las instalaciones necesarias para mantener el bienestar térmico e higiénico en cualquier local; es decir, sus sistemas de climatización y producción de agua caliente sanitaria. Su objetivo es garantizar cuatro aspectos:

  • La calidad acústica.
  • La calidad térmica.
  • Las condiciones higiénicas.
  • La calidad del aire interior.

Respecto a la calidad del aire, el RITE establece la obligatoriedad de instalar un sistema de ventilación mecánica en el local, sea cual sea la naturaleza de la actividad que en él se realice. Además, el sistema de ventilación elegido tiene que incorporar un mecanismo de filtrado del aire exterior.

En este momento, y dentro del contexto sanitario provocado por la COVID-19, se recomienda extremar las medidas de filtrado y añadir algún sistema que permita medir el nivel de contaminación del aire de los espacios interiores.

Clasificación según el caudal en la normativa de calidad del aire interior

El concepto caudal de aire es clave para entender el sistema que más conviene instalar en un local. Sabemos que la ventilación mecánica realiza dos funciones: extraer el aire viciado del interior y aportar aire limpio del exterior. Bien, pues en la normativa de calidad del aire interior en locales comerciales no se alude a la extracción. La norma UNE-EN 13779 habla de las características, en cuanto a volumen y calidad, que debe cumplir el aire que se aporta a un interior.

Teniendo en cuenta la actividad a la que se dedique ese espacio, la normativa exige un determinado caudal de aire. Es lo que se denomina clasificación IDA, que establece cuatro categorías:

  • IDA1 o aire de óptima calidad (20 l/s por persona). Es el que se aplica a clínicas, hospitales y laboratorios. También entran en esta categoría las guarderías.
  • IDA2 o aire de buena calidad (12,5 l/s por persona). Es el que se requiere en las residencias, tanto de ancianos como de estudiantes. También en las zonas comunes de hoteles, en las oficinas y en los museos. Además, en aulas, salas de lectura, tribunales y piscinas.
  • IDA3 o aire de calidad media (8 l/s por persona). En este apartado entran locales dedicados a actividades deportivas y culturales (gimnasios, teatros, cines). Otro grupo es el relativo al ocio, como restaurantes, salas de fiestas, cafeterías y bares. Se incluyen aquí las salas en las que se utilizan ordenadores. Y, finalmente, las habitaciones de hotel.
  • IDA4 o aire de baja calidad (5 l/s por persona). Evidentemente, es el nivel al que no debe llegar ningún local.

¿Cómo calcular el caudal de aire necesario en un local?

Como ya hemos comentado, la calidad del aire interior se ve afectada por distintas circunstancias (las dimensiones del local, la concentración de personas en el interior, la actividad a la que te dedicas, etc.). Por eso, no existe una recomendación única sobre cuál es el mejor sistema de ventilación. Para acertar, debemos asegurar que este sea diseñado atendiendo a las características y condiciones específicas del espacio donde se va a instalar.

Sin duda, resulta esencial hacer un cálculo del caudal de aire exterior de ventilación necesario. La propia normativa de calidad del aire interior establece cinco métodos para realizar este cálculo.

  • Dos de ellos son sistemas indirectos. Es decir, se basan en datos de ocupación y superficie de tu local.
  • Los tres restantes son sistemas directos. En estos, el caudal se determina a partir de la carga contaminante de la propia edificación.

En cualquier caso, la conclusión es inequívoca. Para asegurar la calidad del aire interior, un local debe cumplir las dos exigencias mínimas que establece la UNE-EN 13779 sobre Ventilación de Edificios no Residenciales: disponer de un sistema de ventilación mecánica y que el aire exterior se introduzca convenientemente filtrado.

 

Fuente: 

https://www.solerpalau.com/es-es/blog/normativa-calidad-aire-interior-locales-comerciales/?utm_campaign=Email%20RSS&utm_medium=email&_hsmi=105220475&_hsenc=p2ANqtz–anfAnIJBrSGpqF2AtKoQVzYnHmTqOYfTtEaOS0AK2pJ62dcT2nGSQAgv6dRXHnmEh1a9v6Qz9Zz3HWi7FvDeA_aiedmphxa3DX8h4zA9sBdwEIbE&utm_content=105220475&utm_source=hs_email

PURIFICADORES DE AIRE SOLER & PALAU

AIRPUR 360º

Purificador de aire residencial
móvil tipo columna.
Para estancias de hasta 50 m2 con
caudal de 450 m3/h.
Su diseño anular permite aspirar
el aire a 360º, lo que aumenta su
eficienciay su rendimiento de
filtración.
Incorpora un motor DC Brushless
de alto rendimiento y muy
silencioso.
Grado de eficiencia de filtración
del 99,99 %.

Filtro tipo tambor 360º, con tres etapas
de filtración:
Prefiltrado de partículas grandes
(filtro clase F7 / EN 779).
Captura y filtra las partículas grandes,
como el polvo y otras partículas en
suspensión (PM10).
Filtrado de partículas finas
(filtro HEPA clase H13 / EN 1822).
Mediante un filtro antimicrobiano HEPA de
alta densidad, filtra todas las partículas
finas (diámetro 2,5 μm), como el polen y las
fibras (PM2,5).
Filtrado de compuestos orgánicos
volátiles y malos olores
Mediante un filtro de carbono activo,
estructurado en forma de panel de abeja,
se filtran las sustancias nocivas más
volátiles, junto con los malos olores
(humos).

Panel de control táctil digital.
Indicador numérico PM2,5 de la calidad del
aire ambiental (μg/m3).
Indicador de la calidad del aire ambiental.
Indicador numérico de humedad relativa y
temperatura ambiental.
Indicadorluminoso de advertencia de
cambio de filtro.
4 modos de funcionamiento.
Función ultravioleta.
Autodesconexión en la apertura de acceso
a los filtros, autodesconexión antivolcado y
modo bloqueo para protección de los niños.

Extractor de aire para la cocina: cómo elegir el más adecuado

Las cocinas de hoy son, en muchos casos la pieza central de la casa. Son espacios multifuncionales y abiertos donde, además de cocinar y comer, vivimos, nos entretenemos y relajamos. Es importante que a la hora de diseñar este espacio dediquemos el tiempo necesario a elegir los elementos que formarán parte de este ambiente y su ubicación. La elección del extractor de aire para la cocina será una de las decisiones más importantes para poder disfrutar de un entorno agradable.

Un extractor de aire extrae y filtra el vapor, el humo y los olores a la vez que garantiza un intercambio constante de aire y evita que nuestro hogar sea invadido por los olores desagradables que inevitablemente se producen al cocinar. Pero ¿tenemos claro cómo elegir?.

Es importante seleccionar una campana extractora para nuestra cocina que combine estética con funcionalidad, conocer qué tipos de extractores de aire para la cocina existen en el mercado y saber qué aspectos deberemos tener en cuenta antes de optar por un modelo u otro. De esta decisión dependerá transformar nuestra cocina en un lugar acogedor y saludable.

Tipos de extractores de aire para la cocina

Al diseñar la cocina, e independientemente de su tamaño, rara vez pensamos en cuál es el mejor sistema para eliminar la grasa y los olores y sin embargo, esta será una de las decisiones más importantes a tomar para poder disfrutar de un ambiente agradable.

Las opciones que existen hoy en día en el mercado son múltiples por lo que será importante que la campana de extracción de aire esté en armonía con el resto de accesorios y electrodomésticos de la cocina.

En relación con su estética y su instalación, podremos elegir entre diversas opciones:

Campanas de pared

Se instalan en la pared y quedan a la vista. Pueden ser verticales, horizontales, en forma de pirámide, etc.  Son las más habituales en las viviendas por su facilidad de instalación ya que no necesitan estar integradas en los muebles de cocina.

Campanas de techo

Las campanas extractoras de techo  son funcionales, decorativas y altamente eficaces. Existen modelos que incorporan también iluminación halógena que funciona de forma independiente al extractor de aire. Se pueden manejar mediante un mando a distancia.

Campanas de isla de cocina

Están diseñadas para espacios amplios donde el extractor de aire es uno de los elementos de diseño protagonistas. Este tipo de campanas se ubican sobre las placas de cocción y su instalación es más compleja que en los modelos anteriores.

Campanas integradas o empotrables bajo armario

Es una campana extractora que se encuentra integrada al mueble de cocina. Visualmente este tipo de campanas pueden resultar más estéticas y modernas y quedan en un segundo plano al quedar visible sólo un pequeño listón de acero inoxidable. Se trata de una solución para decoraciones más puristas.

Campanas de encimera

Se puede decir que este tipo de campanas de cocina son la última tendencia en extracción. Las campanas de encimera o superficie son idóneas para cocinas tipo loft o americanas… cocinas abiertas al salón de diseño minimalista donde se busca que la mayor parte de elementos que la componen no estén a la vista, pero sin renunciar a los últimos avances tecnológicos en electrodomésticos.

DESCARGA GRATIS GUÍA «TENDENCIAS EN VENTILACIÓN RESIDENCIAL»

En cuanto a su funcionamiento hay dos tipos principales de campanas de cocina: modelos de extracción por conductos y de recirculación. De los dos métodos, los extractores por conductos son los más efectivos para eliminar el vapor y los olores al ventilar hacia el exterior.

Si la cocina no tiene salida de humos al exterior, las campanas de recirculación nos posibilitan limpiar el aire pasando en primer lugar por un filtro antigrasa y después por un filtro desechable de carbón activo que trabaja absorbiendo la grasa y los olores para devolver el aire limpio a la cocina.

Cómo elegir el extractor de aire para la cocina

A la hora de elegir una campana de extracción para nuestra cocina, además de los aspectos puramente funcionales, de instalación o estética también debemos tener en cuenta otras cuestiones que, a veces pueden pasar desapercibidas, y que será importante conocer.

Estas son algunas de las cuestiones que se nos podrán plantear en el momento de la elección:

¿Qué tamaño de extractor es el más adecuado a mis necesidades?

Principalmente, el tamaño del extractor dependerá de las características de la placa de cocción y en este sentido, lo ideal será que la campana sea más grande (10 centímetros más ancha por cada lado de la placa) para que la capacidad de absorción sea mayor.

En cuanto a la distancia, la campana se colocará a una distancia mínima del fuego de 55 cm para placas vitrocerámicas, eléctricas o de inducción y de 65 cm en el caso de las placas de gas. En el ámbito de la extracción de humos, la eficacia de extracción disminuye con la distancia, por ello se debe colocar el dispositivo aspiración lo más próximo al foco de emisión de humos.

¿Consume mucha energía un extractor o campana de cocina?

Comparada con otros electrodomésticos, la campana es uno de los que menos energía consume, aunque el gasto final siempre dependerá de la potencia del modelo que se haya elegido. Cuando la campana funciona a potencia mínima, se calcula que el gasto es de unos 70 w/h y cuando funciona a máxima velocidad y con la luz encendida es de unos 200 w/h.

¿Cómo puedo saber qué causal necesito para mi extractor de aire?

El método más sencillo y habitual para calcular la potencia de la campana extractora es el de multiplicar los metros cuadrados de la cocina por su altura y el resultado por 12. Los modelos más habituales suelen tener una capacidad de unos 500 m³/h como mínimo.

¿Cuánto ruido hace el extractor de aire de la cocina?

La mayoría de los ventiladores domésticos de la cocina producen ruido por la cantidad de aire que mueven. Si la campana incorpora un ventilador de velocidad múltiple, el nivel de ruido debe ser aceptable para tener una conversación sin tener que elevar la voz. En cualquier caso el nivel de ruido no debe superar los 60 decibelios.

¿Existen campanas con funciones adicionales?

Además de las funciones convencionales como las diferentes potencias de extracción o la iluminación, los modelos más actuales incluyen además otras funciones automáticas.

  • Desconexión automática retardada si por un descuido la campana se queda encendida.
  • Activación automática y el control de la capacidad de aspiración al detectar humo en la cocina.
  • Programación electrónica de la velocidad que se realiza a través de sensores inteligentes.

¿Necesita mantenimiento el extractor de aire?

Como en cualquier electrodoméstico cuanto mejor sea su limpieza y mantenimiento, mayor será su vida útil. Será importante prestar atención a los filtros, que deben limpiarse o sustituirse de forma periódica.

En el caso de los filtros metálicos, se pueden lavar en el lavavajillas, preferiblemente en la parte trasera del aparato para que el abrillantador no los oscurezca.

Si, en cambio, nuestra campana de cocina cuenta con filtros de carbón se deberán renovar en función del uso de la campana y de la frecuencia que indique el fabricante.

¿Qué otros elementos deben tenerse en cuenta?

Es importante que los motores del extractor sean blindados y de hierro en lugar de plástico para evitar que la grasa se pegue en la superficie y entre polvo y suciedad.

Además, siempre será preferible escoger un modelo con varias velocidades y una válvula antirretorno que impida que, una vez apagado el extractor, los humos y olores vuelvan a la cocina

Intercambiadores de calor – Tipos y características

Los intercambiadores de calor son unos elementos que transfieren calor de un fluido a otro, con el propósito de un mayor o mejor aprovechamiento de ese calor.

Hay múltiples tipos y aplicaciones de intercambiadores de calor, por lo que para acotar un poco el campo de visión, nos referiremos a los intercambiadores en los que los dos fluidos no se mezclan entre sí, de manera que el calor se transfiere a través de una pared sólida, en la que sus lados están bañados por los respectivos fluidos. De la propia definición se deducen los tipos de intercambiador según los fluidos que intervienen, pueden ser: gas/gas, gas/líquido y líquido/líquido.

Tratándose de un blog de tecnologías de la ventilación y recuperación de calor, acotaremos aún más la visión: trataremos de los principales tipos de intercambiadores de calor usados en los recuperadores tanto domésticos como comerciales. Por lo tanto en adelante nos referiremos a intercambiadores aire-aire.

Atendiendo a su forma constructiva, en los recuperadores de calor encontramos dos grandes grupos de intercambiadores de calor: los dinámicos (rotativos) y los estáticos (de placas).

Intercambiadores rotativos

Están constituidos por una rueda dotada en su sentido axial de múltiples conductos de pequeño diámetro paralelos entre ellos. Esta rueda está dividida por la mitad por lo que un flujo de aire circula por su semicírculo superior y el otro por su semicírculo inferior. La rueda está accionada por un pequeño moto reductor que la mueve a velocidad lenta (10-15 rpm), el fluido (A), que en invierno es el de extracción, del semicírculo superior, al pasar por los conductos de la rueda les transfiere calor; al girar la rueda, cuando estos conductos se hallan en el semicírculo inferior a su vez lo transfieren al otro fluido (B), el de entrada.

Intercambiador de calor rotativo

Este tipo de intercambiadores de calor son muy usados especialmente para grandes caudales de aire. Su rendimiento puede superar el 80%, lo que significa que el flujo A de la figura comunica más del 80% de su calor al flujo B.

Intercambiadores estáticos (de placas)

Constan de unas placas muy finas de aluminio o plástico, paralelas entre ellas, en las que alternativamente circulan el flujo de aire de extracción por una cara y el de entrada por la otra. A través de estas placas el calor pasa de un flujo al otro. Este tipo de intercambiadores adoptan dos formas constructivas distintas: de flujo cruzado o a contraflujo.

De flujo cruzado

Estos intercambiadores tienen una sección cuadrada, de manera que los flujos de aire atraviesan el intercambiador de calor en direcciones perpendiculares tal y como se ilustra en las figuras inferiores.

Intercambiador de flujo cruzado

Este tipo de intercambiadores son muy usados en los aparatos domésticos, son apreciados por su simplicidad y su coste relativamente moderado. Su rendimiento puede superar el 60%.

Infórmate ahora sobre nuestra nueva gama de recuperadores de calor CADB-HE

A contraflujo

En este tipo de intercambiadores, los flujos de aire recorren en su interior caminos paralelos y opuestos, de ahí el nombre de contraflujo.

Intercambiador a contraflujo

Los intercambiadores a contraflujo tienen un rendimiento superior al de los de flujo cruzado. También su coste es más alto. Pueden superar el 90% de rendimiento. Dado que las normativas en eficiencia energética son cada día más exigentes, estos intercambiadores son cada vez más usados.

Atendiendo a su funcionalidad, los intercambiadores de calor pueden ser entálpicos o sensibles.

Intercambiadores entálpicos

Son intercambiadores que además de transferir calor de un flujo de aire al otro, son capaces de transferir también la humedad. Son bastante utilizados en climas cálidos y húmedos para ahorrar energía en la climatización del aire acondicionado. A los recuperadores de calor que equipan este tipo de recuperadores se les llama recuperadores de energía.

Intercambiadores de calor sensible

Este tipo de intercambiadores sólo recuperan calor sensible, sin transferir humedad de un flujo de aire al otro. En Europa son, con diferencia, los más usados.

El hecho de ser entálpicos o sensibles es perfectamente compatible con las modalidades constructivas mencionadas anteriormente, por lo que tanto los rotativos como los de placas de flujo cruzado o a contraflujo pueden adoptar las modalidades entálpica o sensible.

Fuente: https://www.solerpalau.com/es-es/blog/intercambiadores-calor/#more-2067

Campanas de cocina industriales: normativa aplicable

Las campanas de cocina industriales o campanas extractoras industriales son imprescindibles en aquellas cocinas y espacios en los que se preparan o elaboran alimentos para grandes colectivos de gente como restaurantes, bares, hoteles, colegios o empresas de catering entre otros.

En este tipo de espacios, disponer de una ventilación y extracción adecuada es fundamental por la gran cantidad de vapores de agua, gases y partículas procedentes de la cocción y fritura que se generan ya que, en muchos casos, son además espacios cerrados y entornos de trabajo calurosos donde un deficiente nivel de confort en los usuarios puede repercutir seriamente en su rendimiento.

Norma UNE 100165

A la hora de elegir la campana de cocina industrial más adecuada para nuestro negocio, lo más aconsejable será consultar a un profesional que nos asesore y que realice un estudio previo de los diversos factores que incidirán directamente en la elección de la campana idónea, tales como el espacio, caudal de aire a extraer, actividad que se desarrolla en dicho espacio, etc.

En principio, habrá que tener en cuenta que cualquier cocina de un hotel, restaurante, o establecimiento en general será un espacio con una temperatura muy elevada ya que a los vapores de agua y gases generados por su propia actividad habrá que añadir el calor procedente de los diversos electrodomésticos en funcionamiento como hornos, lavavajillas, etc.

Así, cualquier campana de cocina extractora de tipo industrial será siempre de mayor tamaño que una campana de cocina doméstica ya que necesitará una potencia muy superior dado que el caudal de aire a extraer será muy superior al de un ambiente doméstico. Este caudal depende de forma directa de las dimensiones de la cocina en que vaya ubicada.

Además de las dimensiones de la cocina para el cálculo del caudal habrá que tener en cuenta las directrices recogidas en la norma UNE 100165 sobre ventilación de cocinas en la que se especifica que se debe exigir una velocidad mínima de paso de aire de al menos 0,25 m/s a través de la sección abierta comprendida entre la campana y los fogones.

Requerimientos mínimos

Esta misma norma contempla requerimientos mínimos de materiales, diseño de los conductos de ventilación y condicionantes para una adecuada limpieza, inspección y mantenimiento tales como:

El borde de la campana ha de estar a 2 m sobre el nivel del suelo para evitar que el usuario (cocinero) pueda golpearse con la cabeza.

El borde sobresaldrá 0,15 m por los lados, accesibles desde la planta o zona de cocción.

Deberá contar con filtros metálicos de retención de grasas y aceites, y, además, una eficacia mínima del 90 % en peso.

Los filtros han de estar inclinados entre 45° a 60° sobre la horizontal.

La velocidad de paso del aire será de entre 0,8 m/s a 1,2 m/s con pérdidas de carga de 10 Pa para filtros limpios y de 40 Pa para filtros sucios.

Los filtros estarán 1,2 m por encima de fuegos abiertos y más de 0,5 m de otros focos de calor.

La ventilación general de la cocina debe ser de 10 l/s·m².

La depresión de la cocina respecto a locales adyacentes no debe ser superior a 5 Pa. Tener la cocina en depresión garantizará que los olores y humos no salgan a los locales adyacentes.

La temperatura del aire exterior que se introduce en las cocinas no debe ser inferior a 14°C en invierno ni superior a 28°C en verano.

Descarga gratis nuestra guía “Cálculos y aplicación práctica para una correcta circulación de aire por conductos”

Código Técnico de la Edificación: seguridad contra incendios

Como aspecto significativo, el Código Técnico de la Edificación en su Documento Básico sobre seguridad en caso de incendio DB-HSI, establece una serie de consideraciones para aquellas cocinas incluidas en el apartado de locales de riesgo especial (cocinas integradas en un uso hospitalario o residencial público y aquellas cuya potencia instalada exceda los 20 kW), sin perjuicio de que las que no esté sujetas a dicha consideración también cumplan con dichos requerimientos que serán los siguientes:

Las campanas deben estar separadas al menos 50 cm de cualquier material que no sea A1.

Los conductos deben ser independientes de toda otra extracción o ventilación y exclusivos para cada cocina. Deben disponer de registros para inspección y limpieza en los cambios de dirección con ángulos mayores que 30° y cada 3 m como máximo de tramo horizontal. Los conductos que discurran por el interior del edificio, así como los que discurran por fachadas a menos de 1,50 m de distancia de zonas de esta que no sean al menos EI 30 o de balcones, terrazas o huecos practicables tendrán una clasificación EI 30.

No deben existir compuertas cortafuego en el interior de este tipo de conductos, por lo que su paso a través de elementos de compartimentación de sectores de incendio se debe resolver de la forma que se indica en el apartado 3 de la misma sección del CTE DB-HSI.

Los filtros deben estar separados de los focos de calor más de 1,20 m si son tipo parrilla o de gas, y más de 0,50 m si son de otros tipos. Deben ser fácilmente accesibles y desmontables para su limpieza, tener una inclinación mayor que 45° y poseer una bandeja de recogida de grasas que conduzca éstas hasta un recipiente cerrado cuya capacidad debe ser menor que 3 l.

Los ventiladores cumplirán las especificaciones de la norma UNE-EN 12101-3: 2002 “Especificaciones para aireadores extractores de humos y calor mecánicos.” y tendrán una clasificación F400.

Fuente: https://www.solerpalau.com/es-es/blog/campanas-cocina-industriales/#more-2153